domingo, 8 de marzo de 2015

Ser Mujer


¿Alguna vez te has puesto a pensar que es ser mujer? A lo largo de la historia hemos sido definidas de muchas formas: esposas sumisas, amas de casa, feministas, madres, ciudadanas sin derechos u objetos de deseo. Hoy sabemos que estas descripciones son equivocadas o bien son estereotipos. Ser mujer es mucho más que eso. Es para empezar un gran placer ya que disfrutamos de la vida apreciando los pequeños detalles. Solo una mujer puede disfrutar de esas pataditas en el vientre o del amamantar a ese pequeño ser que nació de ti y que amaras hasta tu último aliento. Ser mujer es un gran reto ya que somos seres con muchas facetas. Femeninas por naturaleza nuestra fuerza no se mide en músculos sino en la sutileza y fortaleza emocional que nos permite ser racionales pero sensibles; amorosas pero firmes; delicadas y a la vez competitivas. Ser mujer es ser multifuncional. Hay quienes nos llaman el corazón del hogar, ayuda idónea, complemento y no competencia. Tenemos tantos papeles y en un solo día pasamos de doctoras, maestras o ejecutivas a creadoras de disfraces de primavera, limpia mocos o la mejor terapia para una amiga en problemas. También hay que decir que ser mujer en estos tiempos no es cosa fácil. Y es que lo queremos todo: el equilibrio perfecto entre trabajo y familia; queremos ser amadas pero también independientes. Nos falta tiempo y nos sobran sueños. Podemos verlo todos los días: Mujeres entaconadas corriendo de aquí para allá para llegar al trabajo, amas de casa que  luchan para hacer rendir el gasto mientras se encargan del trabajo en casa. Mujeres conquistando territorios que solían ser solo de los hombres. Todas mujeres admirables  que merecen ser celebradas, reconocidas y valoradas pues todas desde sus trincheras están luchando por cumplir sus sueños y ser protagonistas de su propia historia.

viernes, 19 de septiembre de 2014

¿Y tu vives con Pasión?

¿Qué es pasión? De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española pasión es la inclinación o preferencia intensa de alguien a otra persona. Es un Apetito o afición vehemente a algo. Pasión por tu pareja, por tu profesión o por un hobbie. En una ocasión como actividad de inicio de curso, pedí a mis estudiantes que escribieran que les apasionaba. Rápidamente empezaron a surgir cosas que les gustan mucho a los jóvenes hoy en día: redes sociales, series de televisión, leer, bailar, etc. Después les pregunte quienes de ellos hacen eso que les gusta diariamente. Algunos levantaron la mano. Por último les pedí que me dijeran si consideraban su vida apasionante. La mayoría contesto que no. Casi todos decían haber tenido un día aburrido u ordinario. Y es que hacer solamente lo que nos gusta resulta difícil para la mayoría. En la vida se presentan situaciones que parecen ser todo menos apasionantes. Es ahí donde tomamos la decisión: esperamos a que algo extraordinario pase para poder sentir pasión o decidimos sentir pasión por lo que hacemos todos los días. Esperamos que ese trabajo perfecto llegue para disfrutarlo o decidimos disfrutar y dar nuestro mejor esfuerzo en el que ya tenemos. Podemos estar barriendo nuestra casa lo cual a simple vista es una actividad monótona; pero si tomamos en cuenta que barremos para tener una casa limpia donde nuestra familia se siente feliz, entonces recordamos que nos apasiona ser mamás o papás  y que queremos enseñar a nuestros hijos el hábito de la limpieza. Y así poco a poco, convirtiendo lo cotidiano en especial empezamos a vivir una vida llena de pasión. No permitamos que nuestros sentimientos nos dominen dejando que la pasión sea algo que  aparece rara vez en nuestra vida; mejor hagamos todo con entrega y entusiasmo para entonces estar ante la posibilidad de vivir apasionadamente cada día. 

viernes, 29 de agosto de 2014

Un Nuevo Ciclo

Por Karla Olguin
Escrito para: Diario La Cronica

Para las mujeres que somos mamás, un nuevo año no empieza únicamente el 1ro de enero. Un nuevo año inicia cada agosto, cuando nuestros hijos comienzan un nuevo ciclo escolar. Cada inicio de ciclo nos preparamos para este día y deseamos de todo corazón que sea un año lleno de éxito para ellos. También nos preguntamos cómo podemos ayudarles para que sean mejores. Como docente y mamá me doy cuenta que a veces se nos olvida enseñar con el ejemplo. “Cuando le hablo a mi hijo no me pone atención,  nunca me ve a los ojos”- decía una mamá frustrada por la actitud de su adolescente (misma mamá que durante la junta estuvo viendo su celular cada 3 minutos). El ejemplo arrastra y nuestros hijos son un espejo de nosotros. Tengo una amiga preciosa, con una calidez humana admirable, alegre y bondadosa. Me preguntaba si su vida era perfecta y por eso siempre estaba de buen humor. Conforme la conocí mejor me di cuenta que su vida estaba lejos de serlo. Sus papas tenían un matrimonio complicado, su abuelita vivía con ellos pues tenía Alzheimer muy avanzado y su hermana mayor acababa de quedar viuda. A pesar de ello la veías sonriente, siempre dispuesta a ayudar a quien lo necesitaba.  Un día conocí a su mamá y  lo entendí todo. Una mujer muy amable y amorosa. Como padres nos preguntamos ¿Que hago para que mi hijo sea agradecido,  más amable o responsable? La respuesta es nuestro ejemplo. Si queremos hijos agradecidos, ayudemos mas al que lo necesita y acumulemos menos. Disfrutemos mas las pequeñas cosas y evitemos quejarnos tanto de lo que nos falta. Si deseamos hijos más amables tratémoslos amorosamente, dándoles atención y palabras de aliento en lugar de gritos o malas caras.  En este nuevo ciclo escolar te invito a que enseñemos con el ejemplo porque nuestras acciones dicen más que mil palabras. 

miércoles, 23 de julio de 2014

LO QUE TUS HIJOS RECORDARAN DE SU INFANCIA

Por Karla Olguin

Trabajo con jóvenes adolescentes de 12 a 17 años de edad. Y aquí me va a salir un poco de mi formación profesional de marketing. Me atrevo a decir que después de 3 años de pasar entre  4 a 5 horas diarias con ellos conozco bastante bien a mi segmento de mercado. Dicho esto quiero compartir los resultados de un ensayo titulado “La anécdota o momento favorito entre mamá y yo”. El ejercicio trataba de recordar algún momento importante en su vida cotidiana, algo divertido o muy especial que recordaran de su infancia con su mamá. La idea era que fueran cosas reales, no sentimientos abstractos. Por ejemplo no valía poner: “mi mamá es la mejor” “gracias por todo lo que haces por mi” sino: mi mamá es la mejor porque el primer día de clases me dio un gran abrazo y me canto una canción para que me pusiera feliz.

Leí más de 100 ensayos de jóvenes mexicanos, que viven en mi ciudad y que tienen factores demográficos muy similares a los que yo vivo. (Clase media baja o media alta, papas que trabajan, acceso a  la tecnología, a diversión y educación privada)
Los resultados fueron para mi muy reveladores y los comparto porque esto nos da una idea de lo que realmente nuestros hijos van a recordar de su infancia cuando sean adolescentes.

Su vida diaria. 90% de mis estudiantes ha ido a Disneylandia por lo menos una vez en sus vidas. Todos reciben en navidad por lo menos 1 regalo. A la mayoría se les ha festejado con una fiesta su cumpleaños y ninguno de estos sucesos fue mencionado por ni un solo estudiante. Yo hubiera pensado que su primer viaje a Disney lo recordaban emocionados, o cuando su mamá les hizo esa padrísima fiesta de cumpleaños de su personaje favorito. O aquel carrito de motor que les amaneció en navidad (por el cual sus papas ahorraron todo el año) sería motivo de una bella anécdota. Pero no fue así. Todos los recuerdos tiernos y anécdotas que los jóvenes mas atesoran tenían que ver con la vida diaria. Anécdotas súper tiernas, recuerdo la de este joven ahora deportista de alto rendimiento que escribía – “todos los días mi mama me recogía de la escuela, me llevaba un lunch que me comía en el carro y me llevaba a entrenar, me esperaba por dos horas en el calor, todos los días. Nunca se quejo". O el de una jovencita que contaba de cómo  su mama y ella se sentaban horas a ver la misma caricatura de princesas juntas. Por meses, para ella era lo máximo.
Mi aprendizaje de esto: Los hermosos recuerdos de la infancia no son los viajes o las cosas, es el trato DIARIO y los detalles de ese trato los que causan un verdadero impacto en la vida de nuestros hijos. Disfrutémoslos todos los días, cuando los recogemos de la escuela, en el camino a casa, cuando comemos juntos, en las tardes de juego. Todos los días cuentan!

  Si estuvimos presentes o ausentes. A veces los papas justificamos nuestra ausencia diciendo “pero ni cuenta se da de que no estoy” o “es que se la pasa súper bien todo el día con su abuela” otra muy común es “es que necesito trabajar más para darle lo que necesita”. Muchos jóvenes escribían de la ausencia de sus padres. Recuerdos de cuando eran pequeños y extrañaban a sus papas y decían “Mis papas siempre me dejaban con mi abuela- de ella si tengo muchos recuerdos lindos”.  Uno en particular me dolió en el alma pues cuando asigne el trabajo se acerco a mí y me dijo “ Teacher, yo no tengo anécdotas con mi mama” es un niño muy aplicado así que sabía que no era flojera, y le pedí que tratara de recordar algo. Me volvió a decir lo mismo “no tengo ninguna anécdota ni recuerdo de cuando era niño, ni de ahorita, casi no la veo". Se va a las 6 am y regresa a las 7 u 8 pm. No sé ni que le gusta”. Conozco a su mama y es una mujer que ama mucho a su hijo pero en el afán de darle una vida más cómoda se está perdiendo el placer de ver crecer a su hijo.  Nuestros hijos nos necesitan a nosotros más que a cualquier otra persona.

3   Nuestro carácter. La sociedad de nuestros días busca más que nunca satisfacer al “YO”, no nos gusta sacrificar, no nos gusta dejar de hacer por el bienestar de otros, queremos encontrar la combinación mágica para lograr todo sin renunciar a nada. El resultado son muchos hogares disfuncionales, niños y jóvenes q están creciendo solitos porque papa y mama no queremos sacrificar carrera, hobbies, amistades, dinero etc.  Un joven escribía que lo que amaba más de su mama era que siempre “ayudaba a otros” incluyéndolo a él. Su mamá se daba el tiempo de cuidar al abuelito enfermo, trabajar, cuidarlo a él y a sus hermanos y además estar de "buen humor” me encanto su relato porque era tan ilustrativo de que a veces hacemos sacrificios pero de mala gana y así no vale. Es muy triste escuchar a jóvenes decir “mi mamá siempre esta de mal humor” o “con mi papa nunca se puede hablar”. Lo que hacemos diariamente y como lo hacemos demuestra el carácter que tenemos. Si ayudamos a otro dándole lo que nos sobra o renegando por hacerlo, nuestros hijos recordaran la actitud. Por otro lado si damos de nosotros con gozo enseñaremos a nuestros hijos a servir por medio del ejemplo.

4  Tus muestras de afecto. Una de las cosas que los jóvenes mencionaban mucho en sus ensayos era que les encantaba cuando su mamá se los comía a besos, o besos con cosquillas o como siempre tenían la costumbre de arroparlos en la cama y darles beso de buenas noches. Creo que esto es fácil cuando son pequeños y a veces se vuelve difícil cuando crecen pero vale la pena mantener esta práctica. Nunca son demasiados besos o abrazos cuando se trata de demostrarle tu amor a tu hij@.

Espero estas líneas te inspiren a seguir en este camino de ser padre, a mi definitivamente me dejan mucho que reflexionar y aplicar todos los días. Si te gusto y te sirve comparte!



martes, 13 de mayo de 2014

LA PALABRA TIENE PODER.

Hace unos meses lleve a mi hijo de 3 años a su primer entrenamiento de futbol soccer. Al principio no quería ir pero cuando llegamos y vio el campo grito de la emoción y no podía esperar a que lo bajara del carro. El entrenamiento duro 2 horas en las cuales hicieron varios tipos de ejercicios. Yo me quede a esperarlo y lo veía jugar, bueno más bien intentando seguir las instrucciones del entrenador.

Mientras lo observaba vi que había una niña en el equipo. Era muy linda y para ser sincera era la que mejor jugaba. Al final del entrenamiento les ponen a jugar un partido y ella era la portera de un equipo y mi hijo del otro. Yo no sé mucho de futbol pero la vi que paro varios goles mientras que mi niño no pudo parar ninguno.

Al terminar el partido los niños corren hacia los papas para que les des agua y prepararse para irse. Mientras mi hijo llegaba alcance a escuchar la plática de la niña con su papa.

La niña con sus cachetitos bien rojos y agitada del partido le pregunto que como lo había hecho, el papa con un tono duro y grosero le contesto-" muy mal"- Ella le lanzo una mirada furiosa y con la voz entrecortada pero con rabia le dijo "que feo eres, porque me dices eso?" 
El papa le contesto "te lo digo porque es la verdad. Lo hiciste muy mal, no voy a decirte mentiras"  La pequeña siguió caminando seria a su lado  y yo quería ir a corretearlo y decirle: Pero que no se da cuenta de lo que está haciendo?

Yo no daba crédito a lo que decía el hombre. Para empezar la niña había jugado muy bien pero eso es lo de menos, la forma tan despectiva y severa con la que se dirigía a ella era horrible.

Al siguiente entrenamiento fue mi esposo el que acompaño a nuestro hijo y al final hubo una junta en la cual se hablaba del próximo partido. El entrenador pregunto al papa de la niña que cuando la llevaría a los partidos pues era muy buena jugadora a lo que el padre contesto que por ahora no; pues estaban trabajando en una "problema de autoestima" que la niña tenía!!No se da cuenta de que el problema lo provoca EL??

Este triste suceso me recuerda que importante cuidar nuestra boca y todo lo que decimos y como lo decimos a nuestros hijos. Nuestra palabra se vuelve verdad en sus vidas, lo bueno y lo malo.

Yo trabajo diariamente con aproximadamente 130  adolescentes entre los 12 y 17 años y es tan triste escuchar como dicen: “mi mama siempre dice que estoy bien tonta” o “hay maestra si hasta mi papa dice que no puedo” y son precisamente los jóvenes que tienen problemas de autoestima y de comportamiento.

Para nuestros hijos nuestra opinión es sumamente importante. Somos su mundo y lo que digamos o no digamos, lo que hacemos cada día define sus futuros. Cada día es una oportunidad para decirles lo mucho que les amamos, lo que queremos para ellos, lo feliz que nos hacen. Hay que bendecirlos, resaltar sus cualidades, corregirlos en amor y con sabiduría.
Desde ese día practico activamente 3 principios con mis hijos y lo hago rigurosamente TODOS LOS DIAS.

1. Bendecirlos: diario declaro la bendición de Dios en sus vidas, oro con ellos y por ellos.
2.  Decirles “te amo”: Varias veces. Cuando llego por ellos a la escuela, cuando despiertan y en la tarde antes de dormir como mínimo.  Aunque debo confesar que lo hago muchas veces más pues se ha vuelto parte de nuestras conversaciones cotidianas.

3. Afirmación: Les comparto porque me siento orgullosa de ellos ese día en particular: Cosas concretas: por ser obediente ese día, haber comido bien, limpiado su cuarto a tiempo etc. Cualquier cosa que haya hecho bien se lo hago saber.


Le pido a Dios me de la sabiduría para criar a mis hijos con la dosis exacta de amor y disciplina; que pueda edificar sus vidas y ser de bendición para ellos siempre. Mi anhelo es que toda palabra que salga de mi boca sea para edificar su vida y pueda convertirse en un adulto sano y feliz.

sábado, 8 de marzo de 2014

Felicidades Mariposas!



Yo crecí en un hogar muy particular. Mi mama tuvo un accidente automovilístico a los 19 años que la dejo sin poder caminar para toda su vida- discapacidad motora seria el termino correcto-. Apenas una adolescente cuando esta tragedia llego a su vida los doctores afirmaban que no viviría mucho. Pero la historia de su vida es digna no de un blog sino de un libro entero. 

Hoy quiero platicarles de su lucha. En 1974 a unos años de haberse accidentado llega a su vida el Dr. Ken Title, misionero cristiano de la ciudad de Calexico, a hablarle de  palabra de Dios, de un Cristo hermoso que tiene un plan para la vida de cada uno de nosotros. 

Ken y mi mama iniciaron un grupo el cual llevaba la palabra de Dios a las personas con discapacidad. Y digo llevaba porque en aquellos años a las personas que tenían alguna discapacidad se les escondía, se les confinaba a una vida en un cuarto tanto por vergüenza de los familiares, por descuido o por la dificultad de sacarlos debido a la terrible infraestructura que tiene nuestra ciudad. 

La misión era que conocieran a Jesucristo,  llevar palabras de aliento para aquellas que recientemente habían sufrido un accidente y compañía que es muchas veces lo que más falta hace. Así nació el GRUPO MARIPOSA. Porque Mariposa? Porque cuando recién tienes una accidente o vives con una discapacidad te sientes lo peor, te sientes sin valor y sobretodo piensas que no sirves para mucho, dependes de todos- dice mi mama. Y la mariposa representa la transformación que cada persona va teniendo ya que descubre que puede ser productiva, que puede hacer una vida plena, que puede recuperar su independencia, que puede ser feliz  y volar como mariposa!

 Empezaron reuniéndose en casa de mis papas, una vez por mes. Recuerdo perfecto: las alabanzas primero, después la palabra de Dios compartida por Ken y por último el convivio :). En este grupo muchos encontraron un nuevo sentido a su vida, encontraron amigos y en varias ocasiones el amor (hay muchos matrimonios, y muchos -maripositos- hijos de personas con discapacidad)

Pero la lucha no fue fácil, todas estas personas luchaban por aceptar su nueva situación de vida, encontraban confort para sus corazones pero las circunstancias sociales eran terribles. No había conciencia social. Yo recuerdo haber sido sujeto de burlas en la escuela muchas veces por tener una mama en silla de ruedas; era para los ojos de la sociedad " una vergüenza", o que mi mama no podía entrar a muchos lugares porque su silla de ruedas no cabía. No había espacios azules, edificios accesibles, ni imaginar empleo.

 Es cuando mi mama siendo luchadora por naturaleza inicia una lucha social. El GRUPO  MARIPOSA se convierte en una Asociación formal que se dedica a luchar por los derechos de este grupo vulnerable de la sociedad.  Hoy 8 de marzo del 2014 cumplen 40 años. Hoy es un gran día para todas las mariposas. Estos 40 años no han sido fáciles pero han sido de gran bendición para todos los que tenemos el privilegio de conocer una mariposa. Le doy gracias a Dios por darme la mama mariposa que me ha dado y por permitirme conocer tantas personas dignas de admirarse. Nos vemos en el festejo mariposas!!



domingo, 5 de enero de 2014

Ejercicio este 2014: El Pilates y Yo

Este 2014 tengo el firme propósito de hacer ejercicio. Soy de las personas que le doy prioridad a todo menos a ejercitarme. En un viaje al pasado en mi mente he tratado de encontrar que es lo que mas me ha funcionado a lo largo del tiempo. En mi niñez y adolescencia recuerdo fue el baile: ballet por muchos años, jazz, tap, contemporáneo, hawaiano, porras y en épocas más contemporáneas belly dance. Pero ya en mi vida adulta definitivamente ha sido el Pilates.
La primera vez que probé  el método Pilates fue antes de casarme por allá del 2006. Tengo que reconocer que no soy la más disciplinada para hacer ejercicio. Me gusta, conozco sus beneficios y me gusta ejercitarme pero siempre sufro con mi falta de constancia.
6 meses antes de mi boda empecé a preocuparme por mi cuerpo, no tengo sobrepeso así que lo que yo necesitaba era definir mis músculos y eliminar la terrible pancita de canguro. Además padecía de un dolor crónico en la espalda.
Mi buena amiga Laura, quien fue gimnasta olímpica de la selección de Baja California  por más de 12 años y deportista disciplinada después de eso (con un cuerpazo debo agregar) me recomendó hiciera Pilates.  En ese entonces inicie en una cama tipo reformer. El reformer es una base que se desplaza sobre rieles la cual tiene poleas y resortes; esto te permite hacer diversos tipos de ejercicios muy efectivos. También tomaba clases en mat, que era en grupo. Le dedicaba  de 2-3 días a la semana 1 hr. Al cabo de 8 sesiones note la diferencia: mis piernas y brazos rápidamente recordaron que ahí había musculo y se marcaron como hace mucho no las veía! 6 meses después tenia oblicuos marcados, pancita plana y un cuerpo decente para lucir en la playa. Ah! y como bono ya no me dolía la espalda.
Al casarme cambie de residencia y deje de ir a las clases pero después del nacimiento de mi primer hijo regrese a Mexicali. A partir de que tuve a mi bebe el cuerpo  me cambio bastante, en donde más me pego fue en el abdomen. Perdí la fuerza por completo! Y bueno  de la flacidez por todas partes ni hablamos. Por si esto fuera poco mi antiguo dolor de espalda hizo nuevamente su aparición.  En esta ocasión mi amiga Laura que años antes me había recomendado el método Pilates se había convertido en una instructora certificada y tenía su propio estudio: Be Pilates. Por supuesto no dude en ir a clases con ella.
La primera sesión fue difícil porque mi abdomen no cooperaba pero mi instructora pacientemente me ayudo literalmente a levantarme en las abdominales.  Termine la clase cansada pero podía sentir el trabajo en cada parte de mi cuerpo!. En  la siguiente sesión Laura me explico cómo en ocasiones debido al embarazo los músculos de la parte central del abdomen se separan y eso dificulta recuperar la fuerza. Me empezó a dar varios ejercicios para  fortalecer mi centro y al mismo tiempo empecé a recuperar mi flexibilidad y a poder hacer mejor otros ejercicios.
El avance fue bien rápido. A las 8 sesiones (1 mes) logre hacer el “roll up” yo sola! (es como una abdominal hacia adelante pero lenta)  Para mí fue todo un logro, de ahí en adelante fue como si mis músculos revivieran. Mi dolor de espalda a las 12 sesiones se fue y la gente empezó a notar lo que yo ya tenía días percibiendo. Me decían que “me había sentado muy bien el embarazo” “que tenia mejor cuerpo que antes” etc. Claro que yo se que no fue el embarazo, fue el método Pilates.
Desde entonces se lo recomiendo a todo mundo porque si a mí que soy poco constante y flojita me funciono, ya me imagino a alguien disciplinado. Y es que el Pilates te engancha, te relaja y sobretodo te motiva pues los cambios en tu cuerpo son bien tangibles!
Actualmente estoy por regresar después de mi segundo bebe, quiero combinar con Fitness aéreo pero  bueno a ver qué me recomienda mi querida instructora. Ya les contare como me va!